Historia

Historia de la Cafetera KAMIRA

Kamira fue la respuesta a una pregunta que Nino Santoro se preguntó a sí mismo después de que desechó un par de máquinas de café eléctricas dañadas: “¿Por qué no preparar un buen café usando solo la estufa que todo el mundo tiene en casa?”. Era un momento en que el mercado estaba inundado de sistemas que permiten la preparación de café de forma rápida y sin problemas. El uso de ellos, sin embargo, implican o la compra de café caro en bolsitas o recipientes desechables que después de ser desechados contaminan mucho el medio ambiente.

Los fabricantes que ofrecen tecnologías modernas no estaban interesados ​​en un dispositivo que funcionara según la idea de que las cosas más simples son las mejores y duran más tiempo. “Necesitaba un dispositivo barato que me permitiera preparar el café perfecto en todas partes, dónde pudiera encontrar una fuente de calor. Ahora que lo pienso, en retrospectiva, era una locura. La industria del café ha estado todo el tiempo en las manos de los gigantes, que tienen a su disposición un capital enorme, al igual que expertos, técnicos, químicos y laboratorios. La pregunta que me hacía era, sin embargo, muy intrigante y exigió respuestas “- dice Nino Santoro hoy.

El desarrollador de Kamira se propuso el reto: Crear su propia cafetera, debía ser muy durable, hacer un café espresso cremoso, asequible y fácil de preparar. El dispositivo también debía tener en cuenta la temperatura del agua, ya que, si es demasiada alta, los aceites contenidos en el café pierden sus propiedades valiosas (como ocurre en la máquina de café tradicional), debe ser fácil de construir (sin resortes, válvulas, juntas en el interior), compuesta por acero inoxidable y debería permitir la preparación de café espresso con diferentes tipos de café, incluso los más baratos. Con su lista de supuestos Nino Santoro, graduado de ingeniero mecánico, explorador entusiasta de todos los fenómenos observables, comenzó a experimentar.

Nino Santoro tuvo varias máquinas de café en casa (“cafetera moka”), que están muy bien presentadas en una estantería, pero cuando se trata de la preparación de café espresso, no cumplen con su tarea correctamente. El primer prototipo fue construido en 1998 insertando y modificando diferentes máquinas de café para que el agua fluyera.

por gravedad hasta el café. Cada dispositivo también tenía un sistema que evitaba que el agua entrara demasiado fría o demasiado caliente en el café. Fue un buen comienzo, pero los resultados, aunque alentadores, estaban lejos de alcanzar un nivel satisfactorio para Nino.

Nino Santoro dijo: ” Mi padre era un hombre muy paciente, me siguió en cada paso de la evolución, tanto que hice mi taller casero en su terraza, pero cada vez que había un revés se alejaba murmurando con nerviosismo sobre la tenacidad que me impedía tirar todo esto, sin embargo, era mi primer fan, estaba muy feliz y orgulloso”.

Se trataba de equilibrar, controlar y ajustar varios parámetros, entre los que estaba la temperatura, la presión, el volumen y otros sólo conocidos por él; factores esenciales para obtener el resultado deseado. Un día memorable (muchos meses habían transcurrido desde el inicio del experimento) una luz se encendió, una visión sorprendente generada en menos de un minuto y nació lo que hoy se denomina “Sistema Kamira”. Una solución simple, que no está sujeta a desgaste, que garantiza condiciones estables ideales para la extracción del contenido de los aceites naturales en el polvo de café. Hoy Kamira está al alcance de todos, puede durar en la estufa tanto como una olla, y en el hogar produce un excelente café que es barato. Podemos decir que la pregunta de Nino Santoro obtuvo la respuesta correcta.

Esta cafetera construida por la persistencia de un siciliano, tiene una estructura muy simple, lo que garantiza unas condiciones óptimas y estables para la extracción de todas las sustancias valiosas de los granos de café. Este dispositivo duradero puede dar hoy a todos, la oportunidad de preparar un espresso perfecto en todas las condiciones, en cualquier lugar y por un precio bajo.

El propio Nino Santoro escribió la respuesta a su pregunta.



Cronología

Un viaje a través de 15 años de desarrollo en Sicilia